Skip to main content
Cuando Josef Helmlinger llegó a Chile en el año 1957, tenía muy claro que su futuro en este país sería trabajar en el mismo oficio que su padre y su abuelo. Pasión y determinación fueron claves para abrir su propia joyería en el corazón de Providencia, dónde pudo demostrar los conocimientos adquiridos en Goldscmiede-Schule Pforzheim, la escuela de joyería más importante del mundo.
Con el tiempo uno de sus hijos, Josef, mostró interés en la joyería y viajó a estudiar en la misma institución alemana donde ya habían asistido dos generaciones de la familia. Tras una práctica en Austria y otra en Italia, en 1995 Josef volvió a Chile a trabajar junto a su padre.
A través de sus joyas, cuya calidad y elegancia son inconfundibles, Helmliger ha sido por décadas protagonista en la vida de muchas familias de la sociedad chilena. Hoy, la combinación de buen gusto, tradición y vanguardia de estos “joyeros de familia”, ha permitido que Helmlinger Joyas cumpla 60 exitosos años. Éxito plasmado con la apertura de Helmlinger Joyería Boutique, en el emblemático mall Costanera Center.